Antiguo Testamento

El Antiguo Testamento es la primera parte de la biblia cristiana y está compuesto por una serie de libros o segmentos que en total son 39, esta parte de la Biblia se complementa con el Nuevo Testamento, el cual gira en torno a la persona y enseñanzas de Jesús, así como en torno a la formación y expansión de los cristianos.

Abarca toda una serie de historias acerca de la vida de los patriarcas y profetas, además de la creación del mundo, historia, tradiciones y creencias del pueblo judío antes de Jesucristo.

El Antiguo Testamento está estructurado de la siguiente manera:

El Pentateuco o también conocido como la “Torá” por los judios está formado por los primeros cinco libros de la Biblia y sus nombres proceden de la traducción llamada Septuaginta, LXX. La palabra “Torá” es la palabra hebrea para “Ley” que significa enseñanza o instrucción, algunos eruditos bíblicos creen que fue escrito casi en su totalidad por Moisés.

La palabra “Pentateuco” viene de la combinación de la palabra griega penta, que significa “cinco”, y “teuchos” que puede ser traducida como “rollo o pergamino”, además estos libros narran la creación del mundo y el origen de la fe judía, el Éxodo del pueblo de Dios cuando estuvo en cautiverio en Egipto y la ley mosaica.

– Génesis
– Éxodo
– Levítico
– Números
– Deuteronomio

Los libros históricos son la continuidad del pentateuco y se encuentran antes de los libros poéticos, estos libros históricos son un conjunto de 12 libros que abarcan la historia de casi mil cien años, de 1405 a.C a 425 a.C., narran la historia y formación del pueblo de Israel, desde el ingreso a la tierra prometida, bajo la conducción de Josué (la conquista de Canaán), las murallas que cayeron en Jericó, el reinado de David, el exilio a Babilonia hasta el retorno parcial después del cautiverio babilónico.

A lo largo de estos libros se ve la fidelidad de Dios y el cumplimiento a cada una de sus promesas a su pueblo, donde Dios solamente espera que su pueblo se vuelva a él y le ame con todo su corazón

– Josué
– Jueces
– Rut
– 1 Samuel
– 2 Samuel
– 1 Reyes
– 2 Reyes
– 1 Crónicas
– 2 Crónicas
– Esdras
– Nehemías
– Ester

Libros poéticos también llamados sapienciales, la finalidad de esta literatura es ofrecer una guía práctica de la vida, la sabiduría que tratan estos escritos didácticos tiene un carácter eminentemente práctico en enseñar el secreto de una existencia feliz y las formas del comportamiento, sus autores incluyen a Moisés, el rey David y su hijo Salomón.

– Job
– Salmos
– Proverbios
– Eclesiastés
– Cantares

Los libros proféticos están ubicados después de los libros poéticos y se dividen en dos, profetas mayores y profetas menores, los primeros se llaman así debido a la mayor extensión del libro y son solo cuatro Isaías, Jeremías (Lamentaciones), Ezequiel y Daniel, en cambio los menores son los que hicieron escritos con pocas páginas, los profetas mayores no tiene más autoridad que los profetas menores, esto se dividió así por la amplitud de sus escritos con respecto a lo profético.

El termino hebreo “Nabi”, traducido “profeta” indica al que es inspirado por Dios y roéh que significa vidente. En este sentido, profeta es el que mira a través de Dios, a través de estos personajes fueron elegidos por Dios para la revelación de los secretos divinos y así guiar, a través de las predicciones, al resto de los fieles.

Los profetas menores son doce, casi todos vivieron durante los años 750 y 500 a.C.

Profetas mayores:

– Isaías
– Jeremías
– Lamentaciones
– Ezequiel
– Daniel

Profetas menores:

– Oseas
– Joel
– Amós
– Abdías
– Jonás
– Miqueas
– Nahúm
– Habacuc
– Sofonías
– Hageo
– Zacarías
– Malaquías


Génesis
Éxodo
Levítico
Números
Deuteronomio
Josué
Jueces
Rut
1 Samuel
2 Samuel
1 Reyes
2 Reyes
1 Crónicas
2 Crónicas
Esdras
Nehemías
Ester
Job
Salmos
Proverbios
Eclesiastés
Cantares
Isaías
Jeremías
Lamentaciones
Ezequiel
Daniel
Oseas
Joel
Amós
Abdías
Jonás
Miqueas
Nahúm
Habacuc
Sofonías
Hageo
Zacarías
Malaquías