Siendo Luz

Promesas de Dios para ti

23 Versículos de la Biblia sobre la Generosidad

23 Versículos de la Biblia sobre la Generosidad

Versículos de la Biblia sobre la Generosidad:

Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría.

El que es generoso, prospera; el que da, también recibe.


A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.


Por eso, siempre que podamos, hagamos bien a todos, y especialmente a nuestros hermanos en la fe.


Así tendrán ustedes toda clase de riquezas y podrán dar generosamente. Y la colecta que ustedes envíen por medio de nosotros, será motivo de que los hermanos den gracias a Dios.


Nunca dejará de haber necesitados en la tierra, y por eso yo te mando que seas generoso con aquellos compatriotas tuyos que sufran pobreza y miseria en tu país.


Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes.


El hombre de bien presta con generosidad y maneja con honradez sus negocios.


Si tu enemigo tiene hambre, dale de comer; y si tiene sed, dale de beber.


Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, les dará a ustedes todo lo necesario para su siembra, y la hará crecer, y hará que la generosidad de ustedes produzca una gran cosecha.


Porque si alguien de veras quiere dar, Dios le acepta la ofrenda que él dé conforme a sus posibilidades. Dios no pide lo que uno no tiene.


Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más el Padre celestial dará el Espíritu Santo a quienes se lo pidan!


Si a alguno de ustedes le falta sabiduría, pídasela a Dios, y él se la dará; pues Dios da a todos sin limitación y sin hacer reproche alguno.


A cualquiera que te pida algo, dáselo; y no le vuelvas la espalda al que te pida prestado.


Él da fuerzas al cansado, y al débil le aumenta su vigor.


Vendan lo que tienen, y den a los necesitados; procúrense bolsas que no se hagan viejas, riqueza sin fin en el cielo, donde el ladrón no puede entrar ni la polilla destruir.


el que haya recibido el don de animar a otros, que se dedique a animarlos. El que da, hágalo con sencillez; el que ocupa un puesto de responsabilidad, desempeñe su cargo con todo cuidado; el que ayuda a los necesitados, hágalo con alegría.


Nunca niegues un favor a tus dueños, cuando en tu mano esté el hacerlo.


Juan les contestó: —El que tenga dos trajes, dele uno al que no tiene ninguno; y el que tenga comida, compártala con el que no la tiene.


El que desprecia a su amigo comete un pecado, pero ¡feliz aquel que se compadece del pobre!


El que mira a otros con bondad, será bendecido por compartir su pan con los pobres.


Jesús lo miró con cariño, y le contestó: —Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres. Así tendrás riqueza en el cielo. Luego ven y sígueme.


Siempre les he enseñado que así se debe trabajar y ayudar a los que están en necesidad, recordando aquellas palabras del Señor Jesús: “Hay más dicha en dar que en recibir.”




Te puede interesar

Somos más que vencedores

Somos más que vencedores

Tú lo puedes todo

Tú lo puedes todo

Dios es compasivo

Dios es compasivo

Salmos 34:4

Salmos 34:4