Siendo Luz

Promesas de Dios para ti

15 Versículos de la Biblia sobre la Ira

15 Versículos de la Biblia sobre la Ira

Versículos de la Biblia sobre la Ira:

Si se enojan, no pequen; que el enojo no les dure todo el día. No le den oportunidad al diablo.


El necio da rienda suelta a sus impulsos, pero el sabio acaba por refrenarlos.


Recuerden esto, queridos hermanos: todos ustedes deben estar listos para escuchar; en cambio deben ser lentos para hablar y para enojarse. Porque el hombre enojado no hace lo que es justo ante Dios.


No te dejes llevar por el enojo, porque el enojo es propio de gente necia.


Pero ahora dejen todo eso: el enojo, la pasión, la maldad, los insultos y las palabras indecentes.


La respuesta amable calma el enojo; la respuesta violenta lo excita más.


Alejen de ustedes la amargura, las pasiones, los enojos, los gritos, los insultos y toda clase de maldad. Sean buenos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, como Dios los perdonó a ustedes en Cristo.


El que es impulsivo provoca peleas; el que es paciente las apacigua.


Más vale ser paciente que valiente; más vale vencerse uno mismo que conquistar ciudades.


Deja el enojo, abandona el furor; no te enojes, porque eso empeora las cosas. Pues los malvados serán arrojados del país, pero los que confían en el Señor tomarán posesión de él.


Ser paciente es muestra de mucha inteligencia; ser impaciente es muestra de gran estupidez.


Pues el que preside la comunidad está encargado de las cosas de Dios, y por eso es necesario que lleve una vida irreprochable. No debe ser terco, ni de mal genio; no debe ser borracho, ni amigo de peleas, ni desear ganancias mal habidas.


Si contesta que está bien, quiere decir que puedo estar tranquilo; pero si se enoja, sabrás que ha decidido hacerme daño.


El que mucho se enoja, recibe su merecido; librarlo del castigo es empeorar las cosas.


No abrigues en tu corazón odio contra tu hermano. Reprende a tu prójimo cuando debas reprenderlo. No te hagas cómplice de su pecado. No seas vengativo ni rencoroso con tu propia gente. Ama a tu prójimo, que es como tú mismo. Yo soy el Señor.




Te puede interesar

Somos más que vencedores

Somos más que vencedores

Tú lo puedes todo

Tú lo puedes todo

Dios es compasivo

Dios es compasivo

Salmos 34:4

Salmos 34:4