Salmos 25:4

Salmos 25:4

Dios mío, enséñame a vivir como tú siempre has querido. Tú eres mi Dios y salvador, y en ti siempre confío.
Salmos 25:4

Señor, hoy más que nunca te necesito, pues solo tú puedes llenar mi vida por completo, solo tú puedes mostrarme y llevarme por el camino correcto; enséñame a vivir como tú siempre has querido, ayúdame a hacer tu voluntad y nunca permitas que me aleje de ti, porque solo a tu lado está mi felicidad.



Enséñame a hacer el bien, ayúdame a escapar de las tinieblas y caminar en tu luz; tú eres mi Dios y salvador, cada día necesito de ti, de tu misericordia y compasión; restaura mi vida, mi mente, mi corazón, haz de mí una persona nueva y diferente; lléname con tu paz y con tu amor.

Te doy gracias por tu fidelidad a pesar de mis faltas, gracias por estar a mi lado y por amarme como nunca nadie jamás lo hará, tú eres mi Dios y contigo todo es perfecto, a partir de hoy seguiré tus pasos, dejo todo en tu manos porque solo en ti está puesta mi esperanza.

Te puede interesar también ->  Pon tu vida en sus manos

Yo confío en ti, y en tus planes que son de bien, sé que me guiarás hacia todo lo que tienes preparado para mí, contigo a mi lado tengo la seguridad de que todo saldrá bien.

Dios mío, yo quiero hacer siempre lo que tú ordenes; ¡enséñame a hacerlo! Pon en mí este único deseo: ¡adorarte sólo a ti!
Salmos 86:11

Señor, enséñame a vivir como tú quieres. Guíame por el camino seguro; ayúdame porque tengo muchos enemigos.
Salmos 27:11

¡Tú eres la roca que me protege! ¡Tú eres la muralla que me salva! Guíame y dirígeme, pues así lo prometiste.
Salmos 31:3

Llévame por el camino de tus mandamientos, pues en él está mi felicidad.
Salmos 119:35


Te puede interesar

Él siempre cumple

Él siempre cumple

Somos más que vencedores

Somos más que vencedores

Tú lo puedes todo

Tú lo puedes todo

Dios es compasivo

Dios es compasivo

4 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *