Salmos 31:3

¡Tú eres mi roca y mi castillo! ¡Guíame y protégeme; haz honor a tu nombre!
Salmos 31:3

Dios mío, enséñame a vivir como tú siempre has querido. Tú eres mi Dios y salvador, y en ti siempre confío.
Salmos 25:5



Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios. ¡Que tu buen espíritu me lleve por un camino recto!
Salmos 143:10

Tu palabra es una lámpara a mis pies y una luz en mi camino.
Salmos 119:105


Te puede interesar también ->  ¡No te desanimes!

Te puede interesar

Salmos 34:22

Salmos 149:4

Juan 15:7

Salmos 103:13

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.